Las mujeres profesionales y los hijos. Buscando el balance perfecto

Actualmente, producto del desarrollo de ideas de igualdad de género, las mujeres han logrado posicionarse en mercados laborales, tradicionalmente ocupados por los hombres, gracias a la demostración de sus capacidades y su preparación profesional.

Esto ha generado, que cada vez parezca más distante la edad promedio, en la cual este sector demográfico decide tener hijos, siendo que se trata de una decisión enteramente personal, ubicándose actualmente esté los 33 y 37 años para un primer hijo.

Pero claro, también la cantidad de hijos se ha visto mermada, el promedio ahora se ubica en 1 o a lo sumo 2 hijos. Incluso hay quienes deciden no tener hijos. ¿Es esta una decisión cuestionable? realmente no debe verse desde esa perspectiva. Es una decisión de cada persona y en sentido más amplio de cada pareja.

Ser padres, es una vocación, no todos sienten atracción hacia ello, y no debe cuestionarse sus motivos, es preferible respetarlos, que luego criticar que traigan al mundo a niños, de los cuales no se harán cargo, o que dejaran al cuidado del tv y que el dinero que sustituya el afecto.

Ahora bien, existe un segmento de mujeres que no se deciden a tener hijos aunque asi lo desean, por temor. Y es que, han logrado tanto éxito en el ámbito profesional, que ahora sienten temor a perderlo o fracasar en esta nueva faceta de su vida. Pero ¿existen razones para esta forma de pensar? ¿Se trata de miedos infundados?

La sociedad tiene gran parte de la culpa en estos temores. Toda vez, que empiezan a idealizar la forma de actuar de la mujer y creen que al convertirse en madres, perderán su eficiencia e incluso las catalogan de “débiles”. Triste panorama, considerar debilidad el traer y mantener una nueva vida, que estará bajo su entera responsabilidad y cuidado. Pero en esas aguas nos movemos.

Maternidad y trabajo no son irreconciliables, de hecho una investigación del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos, indica que  las mujeres con hijos son las más productivas en el trabajo. Y esto no debe sorprendernos, ya que todos sabemos que mamá siempre tiene tiempo para todo y realiza mil cosas a la vez, esa practicidad la traslada a su trabajo y los resultados se hacen notar. Asi que, mujer profesional, es tu decisión, pero si deseas tener hijos, adelante.

Las mascotas ante la llegada de un nuevo miembro a la familia

Para las familias, que tienen como un integrante más a su mascota, tiende a ser motivo de angustia la llegada de un nuevo bebé al hogar. Y es que son tantas las interrogantes que empiezan a surgir. ¿Será adecuado para el bebé? ¿Cómo reaccionará la mascota? ¿Es recomendable separar los ambientes que comparten? ¿Hay algunas medidas a considerar?

En principio hay que ser enfáticos en una premisa: NO debes deshacerte de tu mascota. Se trata de animales sensibles, con emociones y que incluso podrían caer en depresión y morir, si se les aleja de su familia humana. Asi que pese a las supuestas recomendaciones de “personas con experiencia en el tema”, has oídos sordos y mejor sigue leyendo.

Indudablemente, asi como los nuevos padres sienten la alegría, el temor y las dudas e inseguridades ante el nuevo miembro de la familia, de igual manera lo perciben las mascotas, en especial perros y gatos. Asi que lo ideal es involucrarlos en el proceso, asi tu mascota empezará a comprender que se avecinan nuevos cambios. No le cambies su rutina diaria de paseos, comidas y baños, tal vez varíe la frecuencia y el tiempo, pero procura mantener dicho ritmo, asi evitarás la ansiedad.

Al estar en casa, el bebé, preséntaselo a tu perro o gato ¿Qué te dijeron que era dañino para los recién nacidos? Bueno, vamos que tampoco te estoy pidiendo que lo acuestes en su cama. Y si estás seguro de la forma de crianza e higiene de tu mascota, no debe haber mayores complicaciones. Por supuesto, que por su naturaleza los bebés son más delicados.

Por su curiosidad innata, la mascota querrá averiguar “la novedad”, permítele investigar, sin regaños, ni presiones, procura además asociar la presencia del bebé con juegos y mimos para ella también, asi permitirás que relacione al recién nacido con estímulos agradables.

Progresivamente ve incorporando a la mascota a los juegos con el bebé. Créeme que si lo haces adecuadamente, el nene tendrá una nueva nana incondicional e incluso un “hermano canino o gatuno”.

¿Beneficios de integrar a la mascota cuando llega un bebé? Seguridad personal y emocional, fortalece el sentimiento de responsabilidad, se libera el estrés, un compañero de juegos para el bebé y además según nuevos estudios, la interacción mascota-niño, reduce la aparición de alergias.

Armonizando el hogar con Feng Shui

El feng shui como escuela creyente en la energía de la materia, tiene que debe existir una armonía entre los cinco elementos de la naturaleza: el Fuego, la Tierra, el Metal, el Agua, la Madera, para asegurar no solo la paz y estabilidad personal sino también la prosperidad en todos los proyectos que se propongan.

Y ya que todos los elementos presentes en nuestra vida, sean estos vivos o inmateriales, poseen energía, se les considera que existen por algún motivo, todo tiene su razón de ser y por lo tanto su ubicación en el espacio. Es por ello, que la doctrina del feng shui es tan común al momento de decorar o reorganizar los hogares.

Ahora bien, ¿qué es lo básico que se necesita saber en este sentido? ¿Cuales serian los principios a considerar para remodelar el hogar? Empecemos por aquellos aspectos básicos que se necesitan comprender en relación al Feng Shui.

El Yin/Yang (Tai chi), como más sublime y perfecto elemento dentro de la simbología china. Describe o representa el equilibrio, la dualidad de dos energías. Comúnmente se le asocia con los macho/hembra, día/noche, bien/mal. Lo importante, es que representa precisamente el equilibrio de ambas fuerzas.

La teoría de los cinco elementos ya mencionados, que considera que a través de estos la naturaleza se expresa, y por tanto es allí donde se halla la solución a los problemas, padecimientos y afecciones de las personas.

El Chi, como energía fundamental del Universo, es de carácter útil cuando se concentra en un sitio y negativo o innecesario cuando se diluye. En el caso de un hogar, se considera que las formas asociadas a las montañas y ríos generan un Chi positivo, las líneas rectas un Chi negativo y las formas puntiagudas son agresivas y amenazantes.

¿Cómo debe estar organizado nuestro hogar en base a estos principios? Los objetos e implementos deben estar en perfecto estado, se deben manejar colores luminosos. No amontonar los objetos. Las mesas deben ser redondeadas.

Para la entrada, manejar colores duraznos o salmón, e  incluso amarillo para iluminar. En el living, los colores recomendados son los  cálidos, crema, amarillo, terrosos, verde y durazno. Colores que se pueden conservar en el comedor. En la cocina, todos menos azul, el rojo intenso y el naranja. Orden, equilibrio, limpieza, buen estado y líneas son la clave.